Motos

Yamaha X-Max 250 2010

Imprimir fichaEnviar a un amigo Guardar como favoritoNotificar error Escribir comentario

Probador

Fernando Jiménez.

Web

Canariasenmoto.com

Valoración general

(1 voto)
0 comentario

Valoración

¡Probamos la Yamaha X-Max 250 2010!

Cuando se trata de mejorar algo cuya base es muy buena se corre el peligro de fracasar e incluso se puede empeorar lo que ya teníamos conseguido pero Yamaha con esta nueva X-Max 2010 ha logrado mejorar este superventas en todas sus facetas…

El nuevo X-Max no defraudará a nadie que tenga la ocasión de conducirlo.

En esta prueba dinámica hemos intentado dar al X-Max el uso habitual que le dará cualquier usuario en su utilización diaria…

A primera vista, la estética del X-Max sugiere vanguardismo, juventud y modernidad.
La parte delantera es más afilada y angulosa con los intermitentes integrados en la carrocería. El manillar no se mueve con la cúpula, como en el modelo anterior, consiguiendo hacer más ligeros los giros. La pantalla es más baja y estrecha que la anterior y si bien estéticamente está muy conseguida la protección aerodinámica queda comprometida.

El manillar, la guantera, con cerradura y muy amplia, la tapa de la gasolina y la instrumentación sun heredados de modelos de gama superior de la propia marca. El tacómetro y el velocímetro proceden de la T-Max y la pantalla central de la Majesty 400.

La parte trasera queda muy conseguida estéticamente con una limpieza de líneas que conservan la imagen de la marca.

El conjunto de asiento, reposapiés y manillar crea una postura de conducción ideal. El asiento es muy cómodo y está muy bien rematado. En el hueco interior caben perfectamente dos cascos o un casco y un portátil o incluso alguna caja. La forma del interior está perfectamente diseñada para poder meter un maletín de trabajo, una mochila de libros, un juego de raquetas… Está claro el perfil de cliente que espera Yamaha para su X.Max… Un scooter versátil y práctico que con su nuevo diseño se va a meter al público en el bolsillo.

Ya sabemos como es estéticamente pero ahora nos centraremos en saber “cómo va”

Subido sobre la moto descubres inmediatamente que es un vehículo ideal para desplazamientos en ciudad y vías interurbanas. Es ligero, ágil y muy fácil de conducir. Todos los componentes rezuman calidad y el funcionamiento de sus mandos es suave y preciso. Este nuevo X-Max mantiene el potente y suave motor monocilíndrico que es capaz de impulsarlo hasta más allá de lo que Ley permite.

En ciudad aprecias la firmeza de su chasis y la ligereza de la dirección que te ayuda mucho a desenvolverte entre el denso tráfico. La suspensión delantera, Kayaba para más señas, tiene un comportamiento excelente, sin embargo la trasera es más seca (no tuvimos oportunidad de regularla lo que, seguramente, hubiera resuelto el problema). Para ayudar a moverte con seguridad en ciudad y carretera la X-Max cuenta con un par de espejos en los que no se ha sacrificado,  por el diseño, su principal cometido, tener un perfecto campo de visión de lo que sucede detrás y alrededor de nosotros.

El motor, muy suave, empuja bien desde abajo y sube de vueltas con mucha alegría. Llama la atención que en las vías interurbanas que usamos diariamente a unos 90 kms/h. que suponen alrededor de 5.000 rpm. El motor no se oye absolutamente nada, parece un vehículo eléctrico porque además no se nota la más mínima vibración… Sensacional.

El apartado de frenos queda muy bien resuelto con los discos en ambos trenes. Su potencia  es suficiente para detenerlo en cualquier situación y su dosificación es muy precisa.

Como decíamos anteriormente se trataba de probarlo en la “vida real” por lo que utilizamos en X-Max para ir a la compra, para llevar un maletín de trabajo con un portátil dentro (cabe hasta uno de 17 pulgadas), para ir al gymnasio con la bolsa de deporte e incluso para llevar a nuestro hijo (en este caso hija) al colegio, por cierto las estriberas posteriores se adaptan perfectamente al tamaño de un niño de unos 8 años y en el hueco del asiento cabe la maleta completa de libros de un alumno de 3º de primaria (que no es poco).

Durante la prueba no hemos notado que flaquee en ningún aspecto, es un scooter versátil para todo uso. Destaca por una manejabilidad envidiable y buena maniobrabilidad en ciudad, pero tampoco pierde estabilidad cuando se le pide “más” en carretera gracias, en buena parte, a la utilización de llantas de 15 y 14 pulgadas delante y detrás, respectivamente.

Subjetivamente mejoraría:
El tacto de la suspensión trasera. Hubiera preferido que no fuese tan “seca”.
Un scooter que se mueve con facilidad por vías interurbanas debería tener algo más de protección aerodinámica en la zona de la cúpula.

Conclusiones:
El nuevo X-Max 2010 es un vehículo muy recomendable para el desplazamiento diario en la ciudad y alrededores con el que podrás hacer prácticamente lo mismo que haces con tu coche pero de forma mucho más ágil, rápida y, sobre todo, económica.

Yamaha ha conseguido con su nueva X-Max 2010, que además se fabrica en España, evolucionar su superventas con un diseño mucho más moderno que acelera, se mueve, circula, y tiene sensaciones superiores al modelo que sustituye, transformando un scooter notable en uno sobresaliente.

Precio Flick-Moto (Tarifa Abril de 2010)
Yamaha X-Max 250              4.749 €
Yamaha X-Max 125                  4.199 €
 
Unidad de prueba cedida por Flick-Moto (Concesionario Oficial de Yamaha para Canarias)

Multimedia


0 Comentarios

Necesitas iniciar sesión para poder comentar. regístrate gratis aquí si todavía no eres miembro de motos.es.

  • Fecha
  • Opiniones
  • Relevancia
  • Valore esta opinión