Motos

KTM 1190 RC8

Imprimir fichaEnviar a un amigo Guardar como favoritoNotificar error Escribir comentario

Probador

Ray Mosquera.

Web

todocochesymotos.es

Valoración general

(2 votos)
0 comentarios

Valoración

¡Probamos la KTM 1190 RC8!

Desde 2003 que KTM nos viene mostrando en los salones prototipos de Suberbikes  y dejándonos saber sus intenciones. Con la serie Duke en el segmento naked ya lanzada y  con rotundo éxito, por  fin  han decidido ha dar el salto a la categoría reina y sin complejos. La RC8 es una de esas motos que no pasaran desapercibidas.

ktmrc8_3.jpg
Solo con echarle un vistazo,  su aspecto y  componentes racing la delatan. Va equipada con un motor bicilíndrico en V a 75º de 1.147 cc, que le confiere  una relación peso/potencia espectacular. 1.4 kg/ CV.  Equipa inyección keihin, tiene cárter seco y una caja de cambio  de seis marchas. Como detalle peculiar, el silencioso va debajo del motor en la zona inferior del carenado, con una salida lateral muy original.

El diseño es agresivo y sus líneas afiladas, casi todos sus elementos son regulables estribos, manillar y pedales. La KTM RC8 se presenta con unos componentes y una calidad de construcción excepcional.  La horquilla, amortiguador trasero y amortiguador de dirección son de White Power, como viene siendo habitual en la casa y como no, los frenos van a cargo de Brembo. Monta delante  dos discos de 320mm con pinza de 4 pistones y anclaje radial. Detrás un disco 220mm. Con 2 pistones opuestos. Otros aspectos que caben destacar son: su chasis multitubular que pesa tan solo 7 kilos y un espectacular basculante en aluminio a lo moto GP.

ktmrc8_1.jpg

A los Mandos
Quien me iba a decir a mi que iba a entrar en KTM y salir con una Superbike,  ya veis nunca es tarde…  Como el propio slogan de la marca dice la RC8 ha nacido para correr. Esta poderosa y radical monoplaza tiene la esencia de una moto de carreras, chasis, frenos, suspensiones todo a la última. Detalles en carbono, espectacular basculante y llantas ligeras no nos dejan lugar a dudas. Es una pura sangre hecha para la pista.
KTM España nos ha cedido una unidad de RC8 para probar en nuestra pista habitual, el circuito Vasco Sameiro de Braga. Como ya os he comentado todo es regulable en la RC8. Encontrar una postura cómoda es relativamente fácil  y su estrecho depósito es ideal para acoplarse y colocarse en las tumbadas. Es muy compacta y corta, eso hace que se parezca mas a un supersport que a una superbike. Reacciona con facilidad ante cualquier orden, es muy directa y gira sin dificultad. Su geometría es ideal para circuito pero es exigente hay que trabajar con ella. El reparto de pesos (53/47) cargado mas en el tren delantero hacen  que tenga un tendencia a  salirse de trayectoria, no cae con facilidad hay que meterla con decisión. Una vez inclinados  no hay problema su estabilidad es notable.  La patada de su motor es contundente y avanza metros con una facilidad pasmosa a partir de 5000 vueltas ya hay mucha chicha y acaba explotando a partir de las 7000 rpm.   Corta a 10.500 donde la vibraciones ya son notorias. No es comparable en suavidad a los tetra japos, pero la moto vuela se pasa de una curva a otra en intervalos muy cortos, su aceleración y par son brutales.

ktmrc8_2.jpg


Esta claro que la RC8 se encuentra como en casa en los circuitos, pero nos quedaba lo duda de cómo iría en carretera. Ante los comentarios en general, que tachan  al KTM RC8 de radical y prácticamente una carreras cliente. Decidí sacarla en ruta, conformarme con el estrecho carril y con el trafico de por medio.Circulando en cuidad, la postura, la relación de cambio, los tremendos frenos, nada tiene sentido no son coherentes, esta moto es para darle caña y no para ir a los recados eso esta clarísimo. No me imagino a nadie comprando una RC8 para otro propósito. En autovía otro tanto de los mismo pero bueno su autonomía es de 200 km mas o menos y coincide bien para estirar la piernas y tomar un descanso, ni mas radical ni menos que la competencia todas las deportivas pecan de lo mismo, nada nuevo ya que existen con otro fin, que el de irse de ruta.
Hay que rendirse ante la evidencia, en ciertos apartados flaquea pero cuando se coge una buena carretera nacional con curvas y en nuestra Galicia hay muchas, te puedes permitir el lujo de encontrarte con unas sensaciones y prestaciones que estan solo al alcance de una deportiva extrema. Como siempre todo tiene un precio y esta ronda los 16.000 euros.

Multimedia


0 Comentarios

Necesitas iniciar sesión para poder comentar. regístrate gratis aquí si todavía no eres miembro de motos.es.

  • Fecha
  • Opiniones
  • Relevancia
  • Valore esta opinión